Oct 22, 2013

Una historia familiar: Ecuador y la Unión Europea


La posibilidad que repitamos la historia del ATPDEA de Estados Unidos con el GSP de La Unión Europea (UE) cuya vigencia es hasta diciembre 31 ha sido el tema de foco últimamente. El generalized scheme of preferences[i], GSP, de la UE, es un tratado unilateral en el que productos ecuatorianos reciben una reducción o eliminación de tasas arancelarias con el afán de promover el desarrollo económico a través de facilidades de acceso al mercado europeo, que representa el 24% del total de las exportaciones no petroleras y ha crecido 7% anualmente durante los últimos 6 años, sin embargo, varios factores ponen riesgo su continuidad.

Exclusión inminente ¿?
La lógica de la Unión Europea es promover el crecimiento, y una vez que los países beneficiarios del GSP permanecen durante 3 años consecutivos clasificados como “ingreso medio alto” o “ingreso alto” de la escala de del Banco Mundial, son removidos del GSP. Ecuador cumplió en julio de este año su 3er periodo consecutivo[ii] como país de “ingreso medio alto” por lo que NO podría continuar siendo beneficiario del GSP.

Sin embargo, la exclusión del GSP no es inmediata. Una vez que el país es notificado por la UE, su exclusión se realiza 1 año después, de tal suerte que los países y empresas puedan adaptarse. Por ejemplo, en Julio del 2012, Azerbaiyán e Irán cumplieron su 3er año consecutivo como países de ingreso “medio alto” y podrán gozar de los beneficios del GSP durante 12 meses más. Habría que saber cuándo Ecuador fue o será notificado de su exclusión para determinar hasta cuando perteneceremos al GSP, por lo que la “exclusión inminente” no es un riesgo real.

La “graduación”
La legislación que del GSP es extensa y tiene excepciones y reglas específicas que podrían pasar desapercibidas en una revisión general porque no aplican para todos los países beneficiarios. Una de esas salvaguardas son las “graduaciones”: mecanismos creados para proteger al mercado interno de un industria competitiva de nivel mundial, ubicada en un país elegible para el GSP. A partir del 2014, ese es el caso de Ecuador en las frutas y los pescados. 

A partir del 1 de enero 2014 el capítulo de “Plantas vivas y productos de la floricultura” y los “Frutos comestibles; cortezas de agrios o de melones” no estarán protegidos por el GSP. Estas reglas excluirán el 99% de la floricultura y el 100% del atún, sardinas y las conservas de pescado.

La economía Ecuatoriana exportó en 2012 USD 723 MM de flores, de los cuales el 22% tuvo como destino la UE, asimismo USD 1,121 MM de atunes y demás pescados enlatados de los cuales el 47% se destinó a la UE. Sin estas ventajas arancelarias, habría que analizar un escenario de acceso a la UE bastante desfavorable en términos relativos y probablemente una reducción en términos de volumen de producción, exportación y generación de empleo.
 

El TLC que no se firmó
Uno de los argumentos más frecuente para justificar la NO firma de un TLC es la “neo-colonización” en un sentido económico, que inunda nuestro mercado de productos Europeos. Sin embargo, desde el 2007 Ecuador ha recibido preferencias arancelarias unilaterales para sus exportaciones y estas han crecido anualmente 7% y lo curioso es que las importaciones, sin ningún tipo de ayuda, han crecido a una tasa promedio del 18% y al 2012 la balanza comercial con la UE se volvió negativa.

Durante el mismo periodo de tiempo, las exportaciones de Perú y Colombia han crecido 9% y 14% respectivamente, mientras que sus importaciones han crecido 16% y 9% respectivamente. Ecuador lidera el crecimiento de importaciones de la UE, a pesar de ser, curiosamente el único que no tiene un TLC.

Esto implicaría que en un escenario sin beneficios del GSP, la tasa de crecimiento de exportaciones bajará, aumentando el déficit comercial mantenido con la UE, contrariando lo objetivos implícitos del gobierno.

Conclusiones
Retomar las negociaciones con la UE para un TLC es el primer en la dirección correcta. Este primer paso permitiría no ser excluido del GSP, tal como hicieron Perú y Colombia. Ambos países debieron haber sido excluidos algunos años atrás, sin embargo por estar en proceso de firmar un TLC, una clausula del GSP le daba un trato preferencial.

Con ese primer paso no bastará. El verdadero riesgo para Ecuador son las “graduaciones” de las que será sujeto a partir del 2014, indistinto si se renueva el GSP o se lo excluye. Hay formas de evitar la graduación y es a través de la adhesión al GSP+: una variación del GSP que incluye el un criterio de vulnerabilidad económica y demostrar el compromiso con los derechos humanos y otras convenciones internacionales. A los países signatarios del GSP+ se le elimina las graduaciones impuestas Esto implicaría que tanto las flores como los pescados enlatados entrarían con arancel CERO. 

Las flores, a diferencia de los otros productos que compiten con Colombia o Perú, es una de los sectores que más puede perder. Esto debido a que Colombia exporta a la UE 31% menos que Ecuador, sin embargo sus exportaciones totales son 77% superiores a Ecuador. Esta aparente contradicción en su “preferencia” de cantidad/destino pone de manifiesto la capacidad de Colombia para absorber TODO el mercado Ecuatoriano sin complicaciones

Resulta contrastable que el debate público sobre la relación comercial con la UE se abra faltando 2 meses para la finalización del GSP, cuando el escenario actual, con sus características y desafíos está planteado desde octubre del 2012 habiendo dado a Ecuador más de un año para trabajar en la adhesión al GSP+ y no dejar al país y los productores a la merced de la incertidumbre. 

Es claro que la estrategia comercial del país ha tenido un empuje importante desde el gobierno con las delegaciones y la asistencia a ferias internacionales, pero es importante destacar que cada problema a nivel macro es multidimensional, y su solución debe venir de varios frentes al mismo tiempo.

 

Fuentes

No comments: