Oct 29, 2013

To save or to spend? Everyday life dilemmas

0 comments
Today we are revising one of the most ancient economic problems: to save your earnings for future consumption or to consume them on the same periods they we’re received. We will dwell in various aspects about how our decision on saving and consumption can affect our lives!

Economics
Tremendous benefits can be obtained by accumulating assets (saving) as you can invest in higher capital demanding projects, which usually yield better returns. Imagine you are offered an investing opportunity with a return twice the actual active interest rate, but in order to chip in you must pay manifolds your monthly income. In order to benefit you should have already been saving for a while!

The same logic applies to economies as a whole: by having many people in the financial systems saving, bigger projects can be financed. That’s why governments should encourage savings within their country: by using the internal credit market wisely and productively, they can fund infrastructure programs and boost growth!




Psychology
Yet, not all the benefits from savings are in the economic arena. We can make an analogy between Walter Mischel’s studies (the marshmallows) in the sense that delaying gratification is to saving as actual gratification is to spending. 

Shed in this light, our willingness to save money could be associated with the capacity of delaying gratification, and thus generate positive outcomes in professional and social life.



Domestic Budgeting and Uncertainty
Saving should be intended to promote a smoother spending level across time in our lives, no to accumulate wealth endlessly. Avoid bemoaning one’s own situation in face of unexpected expenses and uncertainty.

Whether it is a natural disaster that affects our house, a close relative getting ill, or the government threatening the labor stability, by having a saved fund you can adapt to unexpected expenses without having to reduce your normal spending level.



Conclusion
Some degree of saving is always positive: it can come very handy in unexpected situations, whether these are negative or positive. However, many people are not in the capacity of saving as their income is just enough to cover for their consumption, but as they progress they can highly benefit from saving as they could participate in bigger projects, build self-control and tackle uncertainty.

Oct 22, 2013

Una historia familiar: Ecuador y la Unión Europea

0 comments

La posibilidad que repitamos la historia del ATPDEA de Estados Unidos con el GSP de La Unión Europea (UE) cuya vigencia es hasta diciembre 31 ha sido el tema de foco últimamente. El generalized scheme of preferences[i], GSP, de la UE, es un tratado unilateral en el que productos ecuatorianos reciben una reducción o eliminación de tasas arancelarias con el afán de promover el desarrollo económico a través de facilidades de acceso al mercado europeo, que representa el 24% del total de las exportaciones no petroleras y ha crecido 7% anualmente durante los últimos 6 años, sin embargo, varios factores ponen riesgo su continuidad.

Exclusión inminente ¿?
La lógica de la Unión Europea es promover el crecimiento, y una vez que los países beneficiarios del GSP permanecen durante 3 años consecutivos clasificados como “ingreso medio alto” o “ingreso alto” de la escala de del Banco Mundial, son removidos del GSP. Ecuador cumplió en julio de este año su 3er periodo consecutivo[ii] como país de “ingreso medio alto” por lo que NO podría continuar siendo beneficiario del GSP.

Sin embargo, la exclusión del GSP no es inmediata. Una vez que el país es notificado por la UE, su exclusión se realiza 1 año después, de tal suerte que los países y empresas puedan adaptarse. Por ejemplo, en Julio del 2012, Azerbaiyán e Irán cumplieron su 3er año consecutivo como países de ingreso “medio alto” y podrán gozar de los beneficios del GSP durante 12 meses más. Habría que saber cuándo Ecuador fue o será notificado de su exclusión para determinar hasta cuando perteneceremos al GSP, por lo que la “exclusión inminente” no es un riesgo real.

La “graduación”
La legislación que del GSP es extensa y tiene excepciones y reglas específicas que podrían pasar desapercibidas en una revisión general porque no aplican para todos los países beneficiarios. Una de esas salvaguardas son las “graduaciones”: mecanismos creados para proteger al mercado interno de un industria competitiva de nivel mundial, ubicada en un país elegible para el GSP. A partir del 2014, ese es el caso de Ecuador en las frutas y los pescados. 

A partir del 1 de enero 2014 el capítulo de “Plantas vivas y productos de la floricultura” y los “Frutos comestibles; cortezas de agrios o de melones” no estarán protegidos por el GSP. Estas reglas excluirán el 99% de la floricultura y el 100% del atún, sardinas y las conservas de pescado.

La economía Ecuatoriana exportó en 2012 USD 723 MM de flores, de los cuales el 22% tuvo como destino la UE, asimismo USD 1,121 MM de atunes y demás pescados enlatados de los cuales el 47% se destinó a la UE. Sin estas ventajas arancelarias, habría que analizar un escenario de acceso a la UE bastante desfavorable en términos relativos y probablemente una reducción en términos de volumen de producción, exportación y generación de empleo.
 

El TLC que no se firmó
Uno de los argumentos más frecuente para justificar la NO firma de un TLC es la “neo-colonización” en un sentido económico, que inunda nuestro mercado de productos Europeos. Sin embargo, desde el 2007 Ecuador ha recibido preferencias arancelarias unilaterales para sus exportaciones y estas han crecido anualmente 7% y lo curioso es que las importaciones, sin ningún tipo de ayuda, han crecido a una tasa promedio del 18% y al 2012 la balanza comercial con la UE se volvió negativa.

Durante el mismo periodo de tiempo, las exportaciones de Perú y Colombia han crecido 9% y 14% respectivamente, mientras que sus importaciones han crecido 16% y 9% respectivamente. Ecuador lidera el crecimiento de importaciones de la UE, a pesar de ser, curiosamente el único que no tiene un TLC.

Esto implicaría que en un escenario sin beneficios del GSP, la tasa de crecimiento de exportaciones bajará, aumentando el déficit comercial mantenido con la UE, contrariando lo objetivos implícitos del gobierno.

Conclusiones
Retomar las negociaciones con la UE para un TLC es el primer en la dirección correcta. Este primer paso permitiría no ser excluido del GSP, tal como hicieron Perú y Colombia. Ambos países debieron haber sido excluidos algunos años atrás, sin embargo por estar en proceso de firmar un TLC, una clausula del GSP le daba un trato preferencial.

Con ese primer paso no bastará. El verdadero riesgo para Ecuador son las “graduaciones” de las que será sujeto a partir del 2014, indistinto si se renueva el GSP o se lo excluye. Hay formas de evitar la graduación y es a través de la adhesión al GSP+: una variación del GSP que incluye el un criterio de vulnerabilidad económica y demostrar el compromiso con los derechos humanos y otras convenciones internacionales. A los países signatarios del GSP+ se le elimina las graduaciones impuestas Esto implicaría que tanto las flores como los pescados enlatados entrarían con arancel CERO. 

Las flores, a diferencia de los otros productos que compiten con Colombia o Perú, es una de los sectores que más puede perder. Esto debido a que Colombia exporta a la UE 31% menos que Ecuador, sin embargo sus exportaciones totales son 77% superiores a Ecuador. Esta aparente contradicción en su “preferencia” de cantidad/destino pone de manifiesto la capacidad de Colombia para absorber TODO el mercado Ecuatoriano sin complicaciones

Resulta contrastable que el debate público sobre la relación comercial con la UE se abra faltando 2 meses para la finalización del GSP, cuando el escenario actual, con sus características y desafíos está planteado desde octubre del 2012 habiendo dado a Ecuador más de un año para trabajar en la adhesión al GSP+ y no dejar al país y los productores a la merced de la incertidumbre. 

Es claro que la estrategia comercial del país ha tenido un empuje importante desde el gobierno con las delegaciones y la asistencia a ferias internacionales, pero es importante destacar que cada problema a nivel macro es multidimensional, y su solución debe venir de varios frentes al mismo tiempo.

 

Fuentes

Mar 11, 2013

Control de precios: unas Ultimas Impresiones

0 comments
Surgió sin previo aviso, cuando se publicó ni siquiera fue noticia, sus implicaciones y consecuencias no eran comprendidas; por su extensión hasta parecía que fuera algo sin importancia. Pero a medida que los medios impresos empezaron a publicar opiniones, análisis y demás, la noticia ganó terreno, amantes y detractores. La sombra de un posible “control” de precios había sido lanzada sobre los mercados.

Algunos prestigiosos economistas hablaron y hablaron, indicaban cómo los modelos predicen escasez, desabastecimiento, mercados negros, ilegalidad, corrupción, y demás males sociales, otros igual de prestigiosos la defendían, acérrimos con el apoyo de frases simples de aleatorios escogidos en un mercado.

Y de repente paró. Silencio.

¿No era la panacea económica? ¿No era el fin de los mercados como los conocemos? La idea del control de precios se desvaneció y con ella sus proponentes salieron del centro de las críticas.

Me atrevo a afirmar que ocurrió así, porque era una idea poco fácil de defender y más importante aún, tal como se planteó era inviable e impráctica e incoherente e inconsistente, en fin, un sinsentido.

Cuando empecé a escribir el artículo, este se titulaba “Control de Precios: unas Primeras Impresiones” pero una semana después parece que son las ultimas impresiones que tendré sobre este asunto. En este post vamos a examinar algunas cuestiones elementales sobre el intento de control de precios por parte del ejecutivo.

¿Control de Precios o Precios referenciales? La primera situación que llama la atención es que El Telégrafo (medio estatal)  afirmaba que el bondadoso gobierno fijaría precios referenciales mientras que El Universo (medio privado) afirmaba que el tirano gobierno fijaría los precios.

Son la misma noticia y sin embargo existe una abismal diferencia entre la interpretación a sus títulos, sin embargo ambos tienen razón. Son precios referenciales porque así lo establece el decreto, pero están fijados porque su quinto (y penúltimo artículo) ordenaba el proceder para quien los incumpliera (clausura y multas de acuerdo a la gobernadora del guayas). Entonces que alguien nos diga, ¿referenciales u oficiales?

La Metodología. El decreto es sencillo (solo tiene 6 artículos de dos carillas de extensión): primero, junte una serie histórica de datos y luego saque la mediana, ¡¡zhalaaaannn!! Tenemos el precio referencial.

TODOS los cursos en el colegio, la universidad, las tesis, los proyectos, las encuestas de disposición de pago, los costos de materias primas, los sueldos y salarios de la mano de obra, los costos de transacción, la estacionalidad de productos, las economías de escala, la demanda efectiva, demanda potencial, los bienes sustitos, la competencia, los factores externos (ceniza, lluvia), costos de transporte, etiquetas, la publicidad, las fuerzas de Porter, etc., etc., etc. Todo eso echado a la basura.

Para determinar el precio, aparentemente, la oferta y demanda actual nada tienen que ver. Solo hay que elegir la mediana de los últimos 30 datos disponibles y listo. Vaya ejemplo aleccionador sobre ser técnicos.

La Lista. Solo voy a ejemplificar este punto con el primer producto de la lista: El Arroz. No es cualquier arroz, es Arroz Flor. Me declaro ignorante de todas las variedades de arroz, pero inmediatamente me surge la duda de la cantidad de calidades y variedades de arroz que hay.

Ojalá los ministros hayan recibido clases de variedades de arroz, melloco, guineo, pollos, tomates,  y frejoles en sus distintas maestrías o por lo menos sepan qué finalidad y usos tienen cada uno de estos productos porque si no se enfrentarán a una tarea que requiere capacidades y conocimiento que no tienen y podrían perjudicar a las industrias más que ayudar a los consumidores.

Algunos productos de la "La Lista" con sus coeficientes de variación del precio.

Las inconsistencias. El presidente dice que los controles son permanentes, el ministro León dice que son temporales. El decreto dice que es la mediana, el ministro dice que tomarán en cuenta la estacionalidad y demás factores. Por favor gobierno, articulen sus partes. Inconsistencias tan elementales como estas no pueden ni deben ocurrir en un país que desea progresar.

La desfachatez. Y a todo esto el vicepresidente electo dice que “es un decreto que permite fijar un control de precios eficiente para las intendencias, que es lo que hacía falta” y hace eco en mí y ojalá en la sociedad sus últimas palabras “es lo que hacía falta”. 

No se equivoque Ing. Glas, puede tener muy buenas intenciones pero dista mucho de ser lo que hacía falta. Lo que hace falta es empleo y seguridad.


JJSC