May 16, 2012

Ecuador Dolarizado: Inflación, Gasto Público y Ahorro

Desde su entrada a un régimen monetario dolarizado la política y estructura fiscal del país ha sufrido cambios fundamentales y enfrenta grandes retos en el manejo de una Economía. Más aún cuando los ingresos fiscales son cada vez más dependientes del petróleo.

En Dolarización una economía no cuenta con los mecanismos de ajuste económico tradicionales en caso de enfrentar una crisis, estos mecanismos son i) la capacidad de imprimir la moneda nacional y ii) la presencia de un prestamista de última instancia.

A partir de la implementación del nuevo sistema monetario Ecuador perdió también su capacidad de devaluar la moneda nacional, importante mecanismo para enfrentar una crisis. El prestamista de última instancia no es sino la figura donde el banco central utilizando su facultad de imprimir dinero “rescata” al sistema financiera y al gobierno en caso de crisis.

Esta ausencia de mecanismos hacen que la economía se vuelva vulnerable y exigen disciplina en el manejo de las finanzas públicas, disciplina que va a depender del comportamiento de variables macroeconómicas, y de en gran parte de voluntad política.


Por esto es necesario analizar la coyuntura de variables relevantes en una economía dolarizada. En primer lugar tenemos a la inflación (π) cuyo efecto en la economía es fundamental en términos de competitividad al momento de exportar nuestros productos a un gran mercado como el estadounidense. En esencia, el efecto inflacionario resta competitividad al producto ecuatoriano cuando esta es superior al nivel inflacionario de Estados Unidos, lo que implica que la inflación de cualquier economía dolarizada debería ser similar a la de Estados Unidos. En el gráfico No. 1 se aprecia que la inflación de Ecuador en los últimos años se ha encontrado por encima de la estadounidense lo que ha vuelto vulnerable a los productos de exportación.

Las siguientes variables en nuestro análisis son el gasto de gobierno (G) y el ahorro (s). En dolarización un país no cuenta con las herramientas necesarias para reactivar la economía en el caso de presenciar un shock negativo, es por esto que el gasto de gobierno y el ahorro se vuelven variables relevantes.

Tan real como "todo lo que sube tiene que caer", toda economía próspera en algún momento deberá entrar en recesión, tan real como la prudencia al gastar y la sensatez al ahorrar que aplican algunos individuos porque intuyen que "hoy estoy bien, pero mañana no lo sé" esta forma de comportarnos y de labrar nuestro propio destino también funciona en lo Macro y es ahí donde el gasto y el ahorro son determinantes.

Como prueba podemos observar en el gráfico No. 2 en donde se muestra el desarrollo de las variables gasto de gobierno y ahorro post dolarización, en esencia el gasto no debería crecer sin un respaldo productivo, es decir no se debería gastar producir y sin ahorrar y como vemos en los últimos años ha sucedido algo curioso en la relación de estas variables: A partir del 2007 el gasto público ha experimentado un crecimiento a niveles de cerca el 43% del PIB, pero como se observa en el gráfico el ahorro no crece de manera equitativa a este desplazamiento. Pero hay un efecto más que esta implícito, mientras un Gobierno gasta en mayor cuantía inyecta más dinero a la economía y por lo tanto el efecto del gasto de gobierno en la inflación aunque es leve y no solamente depende de esta variable, existe, y lo podemos comprobar en el gráfico No. 1 que a mediados de 2007 sufre un cambio con respecto a tendencia.


Pero sé lo que se estará preguntando y la respuesta es no, el gasto de gobierno no es malo o una política incorrecta, mucho más si se gasta/invierte en obras que todos necesitamos. Es más, es correcto y normal que el gasto fiscal de cualquier gobierno del mundo sea destinado a obras complementarias y de impacto al desarrollo nacional pero es también correcto y más que todo responsable que un porcentaje del ingreso fiscal sea destinado al ahorro y que este crezca de manera proporcional al ingreso que percibe el estado (en su mayoría rentas del petróleo) pues lo contrario sería destinar a un país dolarizado a la incapacidad de respuesta ante una crisis.

1 comment:

Anonymous said...

Leyendo tu post, hay dos cosas:

1) Si bien es cierto en una economía dolarizada pierde su politica monetaria que en cualquier caso es la que corregiría en el corto plazo cualquier shock, no me compararía con la inflación de USA, de entrada ellos si tienen política monetaria que ha podido mantener la inflación baja.
2) Es mas una recomendación, que incluyas en el texto como calculas o especifiques si el BCE da la serie de Ahorro.