Jan 18, 2012

Lo que la economía olvidó

Existe un problema fundamental con la economía: aparentemente no aprendió las lecciones que debió en las crisis anteriores, o lo que sería considerablemente más peligroso, decidió olvidarlo. 

Estados Unidos en 1930. Japón y otros países asiáticos en 1990. México en 1995. Argentina en 2002. Crisis tras crisis desde los años 30’s se hace evidente que el fundamento que las ha producido es el mismo y aun así, aun cuando conocemos que ha estado detrás de ellas, los países se han hallado incapacitados de evitarlas. Y no porque desconocieran cómo hacerlo, sino porque al tiempo que creaban las seguridades también creaban nuevos vacíos que replicaban los riesgos de aquello mismo que regulaban. En el papel todo estaba arreglado, solo en el papel.

El fundamento al que hago referencia es el riesgo moral. El riesgo moral no es sino un nombre complejo para lo que ya Adam Smith dijo en el siglo XVIII: el ser humano por su condición y esencia propia es egoísta y tiende a su punto más bajo. De esta forma, los inversionistas y banqueros sin regulación están libres de beneficiarse a ellos mismo en detrimentos de toda una sociedad.

Y esto es exactamente lo que ha pasado. A pesar que los banqueros han sido fuertemente regulados, se crearon instituciones que no eran bancos per se, pero cumplían sus mismas funciones: hedge funds, auction-rate securities, etc. El sistema financiero subterráneo se volvió crecientemente más importante.

El problema se presenta porque el sistema financiero, dadas las TIC’s, es un mecanismo de transmisión demasiado rápido. Lo que pasa en el sector agrícola, influye a los demás sectores. Y los sistemas financieros han evolucionado a tal punto que los efectos en un país afectan a otros con sorpresiva velocidad. Lo que ocurre en Estados Unidos, inmediatamente repercute las economías de muchos países, y esos muchos países, vinculados a otros también los afecta. Peligrosamente el sistema financiero subterráneo no ha estado regulado. Libre a la merced de las corridas y demás consecuencia del pánico auto-reforzante.

Para cuando la crisis golpeó Estados Unidos y explotó la burbuja inmobiliaria, muchos gobiernos no eran conscientes del nivel de interrelación financiera. Y debido a esto, la solución, aun si aprobada en Estados Unidos, no soluciona los problemas que causa en Francia, o España, que a su vez impedían que la solución en Estados Unidos sea tan efectiva como se esperaba.


Conclusiones
En la era donde la economía se mueve mucho más rápido que todo lo demás, la regulación juega un papel crucial. La economía no tiene límites: no conoce diferencias de cultura ni lengua, se mueve más rápido que las legislaciones que buscan regularla, se mueve más rápido que las alianzas políticas que se hacen en su nombre. Si no empezamos a regularla se nos escapará de las manos (nuevamente). 

Por otro lado, las soluciones a futuras crisis, necesitarán de la voluntad política de varios países en forma paralela. Aun cuando estemos a muchos años de tener un sistema político internacional objetivo y vinculante, con capacidad real de acción, las soluciones no pueden concebirse en los ministerios de finanzas o hacienda de un país, sino en reuniones que sean consistentes con la dinámica económica y las relaciones financieras internacionales.

Lo otro que resulta de vital importancia es el reconocimiento de las limitaciones de la economía en ciertas situaciones. Muchas veces la política económica depende más de psicología de masas antes que de principios económicos. Así, las acciones que son virtud en tiempos normales pueden ser vicio en tiempos de depresión.  Bienvenidos al incio de Depression Economics.

"Quizá la más grande lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia"
Aldous Huxley

No comments: