Jan 30, 2012

¿Realmente gratis?

1 comments

Hace unos días, conversando con dos amigos, recordé el día en que inicié mis estudios universitarios… son prácticamente cuatro años. Experiencias, ocurrencias, malos ratos, profesores y proyectos que nos marcaron estuvieron sobre la mesa. Entre esto, se comentó sobre los cambios vividos desde que la gratuidad en la educación universitaria, entró en vigencia.

Este cambio, propuesto en la Ley Orgánica de Educación Superior, ocasionó varios conflictos entre quienes aplaudían la medida y quienes aseguraban que no era tan buena idea. Los primeros sostenían que los fines eran nobles, al garantizar el acceso de todos quienes desearan estudiar, así como fomentar la formación de profesionales de excelencia. Mientras que los últimos, apelaban a su insostenibilidad en el tiempo y a los efectos paralelos que podía producir.



Vino entonces a mi memoria la conocida frase “no hay almuerzo gratis”, expuesta por Henry Hazlitt, en su libro La economía en una lección. Quise, pues, consultar las opiniones de varias personas que, al vivir –u observar– la transición desde instancias diferentes, me ayudaran a tener una idea más acertada de qué tan caro resultó nuestro almuerzo. 

El primer consultado fue don Jaime, un auxiliar de limpieza que trabaja desde hace varios años en una universidad pública, pero, desde el inicio, lo habían asignado a una facultad, cuyas carreras funcionaban con recursos propios. Él indicó que, al anunciarse la medida, existía mucha controversia sobre el tema, pero ahora todo está más tranquilo. “Muchos alumnos prefirieron cambiarse a otras instituciones privadas porque decían que la calidad de la educación iba a decaer”, comenta.

Solicité también los comentarios de un profesor universitario, que llamó mi atención, por responder de forma contraria a lo que había escuchado de algunos de sus colegas: él no estaba inconforme con el proceso. Además, cuando se refirió al cumplimiento de los objetivos tras la medida –accesibilidad y excelencia–, dijo que lo más seguro es que sí se hayan cumplido, pero que tal vez, a cambio de un costo muy alto. Dijo que “quienes no están lo suficientemente preparados para las pruebas de ingreso, dadas las fallas en el sistema de educación secundaria –generalmente pública–, están en una mayor desventaja ahora, que antes de la gratuidad”. 

No podían faltar entre los consultados, quienes viven el día a día del cambio. Dos estudiantes universitarios, coincidieron que si bien les alegra no tener que pagar más de 20 USD por semestre, la motivación que muestran varios de sus profesores por preparar y mejorar sus clases, casi ha desaparecido. “En mi carrera ha pasado de todo: desde el cambio en la malla curricular a una más genérica, hasta la decisión de su cierre definitivo”, comenta uno de ellos.

Finalmente, para completar el círculo de protagonistas del proceso educativo, decidí buscar opiniones de padres y madres de familia. La señora Victoria, madre de tres hijos, se mostró muy contenta al hablarme sobre los beneficios que recibió con la instauración de este sistema. Por su parte, don Víctor –taxista de profesión–, dijo estar desesperado porque su hija no pudo ingresar a la carrera de medicina por segundo año consecutivo: “este año, aun presentando dos alternativas adicionales (odontología y laboratorio clínico), no logró registrarse por internet”.

Entonces, ¿ha sido realmente ‘gratuita’ la educación superior en estos últimos años? 

Una vez más, “no hay almuerzo gratis”. Pero, más allá de conocer la respuesta, es indispensable tomar conciencia de que esta medida, así como ofrece grandes beneficios, también representa costos, observables en casos como los comentados previamente. 

Solo queda en nosotros, quienes percibimos los beneficios del sistema, dar el mayor esfuerzo posible. Es nuestra tarea aprender, buscar el crecimiento profesional y personal sin que lo impartido por los maestros o lo exigido por los centros educativos, sea el límite. De ese modo, podremos aportar al país lo suficiente para que el precio a pagar por nuestro almuerzo, no sea mayor a los beneficios que brinda.




_____________________________
[1] Imagen de estudiantes de estudiantes tomados del blog “Reforma Política” de Medardo Mora Solórzano. Enero, 2012. URL: http://medardomora-reformapolitica.blogspot.com/2009/09/hacia-una-nueva-sociedad-o-una-tercera.html

Jan 26, 2012

Reflexiones sobre intensidad del capital

0 comments
Es común asociar el capital de un país con crecimiento. Más capital físico (fabricas, maquinarias, infraestructura en general, etc.) intuitivamente lo hemos vinculado con economías avanzadas. Por otro lado, conocemos que existes las economías primarias, las industriales y las de servicios. Y la cantidad de capital de cada una de ella es diferente. 

El asunto aquí es entender qué es “poco” y qué es “mucho” capital. Estos solo pueden entenderse en tanto sean comparados contra otras medidas. La medida usada para este post es el PIB. Y definimos el nivel de intensidad de capital como la división entre la formación bruta de capital y el producto interno bruto de la economía. (Leer notas al pie sobre obtención de datos)


A continuación se presenta la relación K/Y para diferentes paises durantes las ultimas dos décadas (con una recta de tendencia).



Reflexiones a partir de los datos:
  • Chile, Brasil y Estados Unidos tienen tendencia decreciente, i.e. que su nivel de producción esta aumentando con el mismo nivel de capital, se están volviendo economías con mayor nivel de productividad (asumiendo que la la velocidad con la que crece la producción es mayor a aquella de la acumulación de capital);
  • Venezuela, Argentina y Ecuador tienen un crecimiento mayor de 30 puntos base por año; Perú, México y Colombia tienen un crecimiento entre 12 y 15 puntos base por año. Estos países aumentan el capital a un velocidad mayor que aquella de la producción.
  • Que existen picos negativos en la relación para los años de crisis: Argentina (2002), Ecuador (1999), Estados Unidos (2008). 
  • Venezuela destaca por su nivel de volatilidad en su línea, lo que fuertemente contrasta con aquellas de Estados Unidos y Chile, los más estables.
  • México y Chile son los paises con la relacion en promedio más alta. La relacion K/Y más baja la tienen Brasil y Estados Unidos.
Realmente no se puede concluir en aspectos relevantes a partir de los datos que aquí he presentado, sin embargo, la dinamica del la relacion K/Y puede orientar sobre conclusiones en otros trabajos. Podemos inclinarnos a pensar que la intensidad de capital es una U invertida en el proceso de desarrollo económico.

Los paises en vias de desarrollo deberán acumular grandes cantidades capital para avanzar, sin embargo la productividad no se ajustará a la misma velocidad porque estas acumulaciones de capital pueden no provenir del sector privado sino de inversión en obra pública (debido a la velocidad de acumulación).

Espero hayas reflexionado tambien de las implicaciones de estos gráficos! Si tienes observaciones, quieres discutir alguna reflexión que no estoy viendo, favor de hacerlo!


Anexos

Estadísticos descriptivos de los datos y gráfico.


País
Media
Varianza
Pendiente
Argentina
18.5
11.4
0.31
Brazil
18.1
3.2
-0.11
Chile
23.2
7.6
-0.28
Colombia
20.0
12.1
0.13
Ecuador
22.3
9.7
0.32
Mexico
23.5
3.5
0.15
Peru
20.8
8.5
0.15
United States
18.2
3.0
-0.01
Venezuela, RB
22.2
29.0
0.41


Fuente de los datos
World Bank national accounts data, and OECD National Accounts data files

Observaciones sobre los datos:
Formacion bruta de capital: Gross capital formation consists of outlays on additions to the fixed assets of the economy plus net changes in the level of inventories. Fixed assets include land improvements (fences, ditches, drains, and so on); plant, machinery, and equipment purchases; and the construction of roads, railways, and the like, including schools, offices, hospitals, private residential dwellings, and commercial and industrial buildings. Inventories are stocks of goods held by firms to meet temporary or unexpected fluctuations in production or sales, and "work in progress." According to the 1993 SNA, net acquisitions of valuables are also considered capital formation. Data are in current U.S. dollars.

Producto interno bruto: GDP at purchaser's prices is the sum of gross value added by all resident producers in the economy plus any product taxes and minus any subsidies not included in the value of the products. It is calculated without making deductions for depreciation of fabricated assets or for depletion and degradation of natural resources. Data are in current U.S. dollars. Dollar figures for GDP are converted from domestic currencies using single year official exchange rates. For a few countries where the official exchange rate does not reflect the rate effectively applied to actual foreign exchange transactions, an alternative conversion factor is used.

Jan 18, 2012

Lo que la economía olvidó

0 comments
Existe un problema fundamental con la economía: aparentemente no aprendió las lecciones que debió en las crisis anteriores, o lo que sería considerablemente más peligroso, decidió olvidarlo. 

Estados Unidos en 1930. Japón y otros países asiáticos en 1990. México en 1995. Argentina en 2002. Crisis tras crisis desde los años 30’s se hace evidente que el fundamento que las ha producido es el mismo y aun así, aun cuando conocemos que ha estado detrás de ellas, los países se han hallado incapacitados de evitarlas. Y no porque desconocieran cómo hacerlo, sino porque al tiempo que creaban las seguridades también creaban nuevos vacíos que replicaban los riesgos de aquello mismo que regulaban. En el papel todo estaba arreglado, solo en el papel.

El fundamento al que hago referencia es el riesgo moral. El riesgo moral no es sino un nombre complejo para lo que ya Adam Smith dijo en el siglo XVIII: el ser humano por su condición y esencia propia es egoísta y tiende a su punto más bajo. De esta forma, los inversionistas y banqueros sin regulación están libres de beneficiarse a ellos mismo en detrimentos de toda una sociedad.

Y esto es exactamente lo que ha pasado. A pesar que los banqueros han sido fuertemente regulados, se crearon instituciones que no eran bancos per se, pero cumplían sus mismas funciones: hedge funds, auction-rate securities, etc. El sistema financiero subterráneo se volvió crecientemente más importante.

El problema se presenta porque el sistema financiero, dadas las TIC’s, es un mecanismo de transmisión demasiado rápido. Lo que pasa en el sector agrícola, influye a los demás sectores. Y los sistemas financieros han evolucionado a tal punto que los efectos en un país afectan a otros con sorpresiva velocidad. Lo que ocurre en Estados Unidos, inmediatamente repercute las economías de muchos países, y esos muchos países, vinculados a otros también los afecta. Peligrosamente el sistema financiero subterráneo no ha estado regulado. Libre a la merced de las corridas y demás consecuencia del pánico auto-reforzante.

Para cuando la crisis golpeó Estados Unidos y explotó la burbuja inmobiliaria, muchos gobiernos no eran conscientes del nivel de interrelación financiera. Y debido a esto, la solución, aun si aprobada en Estados Unidos, no soluciona los problemas que causa en Francia, o España, que a su vez impedían que la solución en Estados Unidos sea tan efectiva como se esperaba.


Conclusiones
En la era donde la economía se mueve mucho más rápido que todo lo demás, la regulación juega un papel crucial. La economía no tiene límites: no conoce diferencias de cultura ni lengua, se mueve más rápido que las legislaciones que buscan regularla, se mueve más rápido que las alianzas políticas que se hacen en su nombre. Si no empezamos a regularla se nos escapará de las manos (nuevamente). 

Por otro lado, las soluciones a futuras crisis, necesitarán de la voluntad política de varios países en forma paralela. Aun cuando estemos a muchos años de tener un sistema político internacional objetivo y vinculante, con capacidad real de acción, las soluciones no pueden concebirse en los ministerios de finanzas o hacienda de un país, sino en reuniones que sean consistentes con la dinámica económica y las relaciones financieras internacionales.

Lo otro que resulta de vital importancia es el reconocimiento de las limitaciones de la economía en ciertas situaciones. Muchas veces la política económica depende más de psicología de masas antes que de principios económicos. Así, las acciones que son virtud en tiempos normales pueden ser vicio en tiempos de depresión.  Bienvenidos al incio de Depression Economics.

"Quizá la más grande lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia"
Aldous Huxley