Aug 18, 2011

Disparando en el pecho

0 comments

Sin buscar sonar infantil, grandes poderes implican grandes responsabilidades. Ser presidente del Ecuador, o de cualquier país del mundo, conlleva grandes responsabilidades. Estas responsabilidades no pueden ser separadas de quien se es y el cargo ejercido. Aun cuando el presidente es también ciudadano, su calidad preponderante es y siempre será la de presidente. De tal forma que lo pensado, dicho o actuado como ciudadano tendrá siempre que ser juzgado como presidente.

Este post he decido eliminarlo, por cuanto se ha generado gran cantidad de dudas sobre la veracidad y confiabilidad de la información sobre la cual estaba basado. 


Aug 7, 2011

Política de Ecuador: pateando al perro y lo que viene

1 comments
No causa asombro cuando en la política ecuatoriana, alguien con “poder” logra algo que le convenga sin miramiento a los reglamentos o las leyes o las disposiciones  o incluso la constitución. Parte de ser político ecuatoriano es ser capaz de violentar descaradamente procedimientos para acelerar los “cambios positivos” con el agravante que hacen caso omiso cuando la ciudadanía clama por explicaciones.

Es así como aquí “se logran” las cosas: pateando al perro para conseguir lo que quiero. Si tengo que patear al perro del CNE para ganar airoso la consulta popular, lo hago! Si tengo que patear al perro del CPC para designar a mi pana de fiscal, lo hago! Si tengo que patear al perro del legislativo para obtener su presidencia, lo hago!



Es así como los procedimientos y leyes quedan mancilladas. Mientras luzcan absurdamente bien escritas y publicadas en los sitios web del gobierno estamos en democracia, eso parece ser lo importante.

Felicidades! Lo han logrado. Lo vaga y tristemente rescatable del asunto es que el lastimado, no es una persona sino es algo abstracto y por tanto no tiene un “defensor”. Nadie defiende a quien físicamente no existe. ¿Quien defendería la institucionalidad y demás valores si sus propios representantes los ultrajan a diario?

Pero últimamente dos noticias rompen con el esquema descrito. Ya no patean al perro, al menos no es el único pateado.

Enjuiciaron y le ganaron a El Universo, patearon algún perro en el sistema judicial, pero el afectado fundamental no es El Universo, somos nosotros los ciudadanos. Cerraron los casinos, patearon algún otro perro en el sistema judicial, y otra vez, el afectado principal no es el casino, son las familias que dependen de su sustento.

Antes no les importaba las normas, sus propias leyes y su propia constitución. Ahora parece que no les importa su propio pueblo.