Nov 10, 2010

Los Policías y el 30-S

Alguna vez escuche una frase muy interesante sobre un acto de irresponsabilidad cometido por una tercera persona: “puede que sea su culpa pero no por eso podemos permitir que su vida se arruine”.

El concepto detrás de la frase es muy inconsistente pero por otro lado, la carga emocional propia de alguien que se preocupa por el bienestar de otra persona es muy loable. He dicho que es inconsistente porque a la vez que reconoce la culpabilidad del individuo, decide eximirle sus responsabilidades únicamente porque no hacerlo le arruinaría la vida; esta preocupación por los demás, en una época caracterizada por el egoísmo, resulta muy digna.

Esta es la situación, o la encrucijada con que debe analizarse a los gendarmes involucrados en la revuelta del 30-S. indiscutiblemente, su accionar estuvo marcado de malas decisiones (por decir lo menos), sin embargo me hallo convencido que son pocos los policías que iniciaron su huelga con el firme propósito de atentar contra la vida del presidente, y más importante aún, con la integridad de un país.

Naturalmente eventos de esta naturaleza provoca cambios en cualquier institución, pero no caigamos en la falacia de creer que cualquier cambio es bueno. ¿Qué la policía necesita dar de baja ciertos elementos? ¿Qué se necesita reestructurar la policía? Claro que sí!

Pero esto se ha convirtió en una cacería de brujas hace algún tiempo atrás. En el universo se lee que más de 760 policías que serán investigados, procesados, destituidos, encarcelados, etc. ¿Tiene la función judicial o el organismo competente la capacidad para procesar o investigar a tantos elementos a la vez?
Por otro lado, resulta curiosa pensar que aquel hombre o mujer que días antes del 30-S defendía a los ciudadanos y a quien se acudiría ante cualquier peligro, en pocas horas se convertiría en “golpista de estado”, asesino, o cualquier otro epíteto denigrante.

Queda mucho análisis por hacer, pero es mi opinión que esta revuelta no inició como un atentado a la democracia, y peor como intento de asesinato del presidente. En algún punto entre “Mátenme” y “Ni perdón ni olvido” la situación se les fue de las manos. No hay duda que su accionar fue insensato, inmaduro, e irresponsable, pero no por eso deben arruinar sus vidas.


No comments: