Feb 7, 2010

Nuestros servidores publicos y el futuro Poder Ciudadano

Estoy seguro que podemos afirmar que cada acción cada servidor público repercute en diferente profundidad y en diferentes niveles a cada empresa, familia o individuo; sin embargo esta relación solo parece cumplirse en un sentido, porque difícilmente las acciones de los individuos o de las empresas afectan el comportamiento de los organismos públicos.

Espero que cada servidor público, desde el conserje de la secretaria menos conocida hasta el presidente de la republica entiendan que sus acciones afectan a todos los demás ciudadanos, y que su ocupación del cargo público se halle motiva por fines nobles de enriquecer al país y mejorar la calidad de vida de sus habitantes y NO de enriquecerse a ellos mismos.

Para nuestro infortunio, la historia siempre nos ha probado equívocos. La vocación del servidor público ecuatoriano contemporáneo no nace de ideales firmes ni de convicciones inquebrantables, sino de necesidades básicas y carencias económicas. 

Es penoso ver este Nuevo Poder Ciudadano. Y es penoso por muchas razones y en diferentes niveles:

Es penoso porque son ex militantes de varios partidos políticos, caducos o no, no importa, lo penoso es que son meros peones de alguien más, de esos que no caen y solo se columpian de un lado a otro, absorbiendo recursos del estado.

Es penoso porque prefieren trabajar en tareas administrativas y burocráticas que con creces han demostrado su perjuicio al país, y no dentro de procesos productivos que tanta falta le hacen al Ecuador.

Es penoso porque tan desacreditado está el sector público, por sus tantos escándalos de corrupción, de robo, de despilfarro, etc, que no imagino que ejemplo pueden ser ellas y ellos para sus familias. O con qué cara enseñan a sus pequeños la rectitud, la honradez y las demás virtudes de las que carecen.

Es penoso porque aquellos ciudadanos que están ávidos de aportar al Ecuador y a su desarrollo no lo logran, ni tienen la oportunidad, porque estos mendigos de la política se enmarañan de una forma u otra para perpetuar su permanencia en diferentes organismos.


La lista de los 24 individuos preseleccionados para el poder ciudadano esta manchada de partidocracia, de crímenes, de irresponsabilidades, de favores políticos y de amistades influyentes, y francamente, más que pena, es la decepción  más profunda y lacerante ver cómo se han vuelto parásitos del propio país que afirman amar; y la inmensa tristeza que aquellos ideales nobles que nos relatan en la primaria son ajenos a nuestros líderes.

Me hallo convencido que existen servidores públicos honestos y trabajadores, y mis más sinceras felicitaciones a ellas y ellos. La cantidad de líneas que les dedico es proporcional a su tamaño. No queda sino de esperar lo mejor y prepararnos para cuando el momento sea oportuno.



No comments: