Jun 20, 2009

Industrialización por substitución de importaciones: Brasil de 1950 y nuestro presidente dicromático

Entre los años de 1950 y 1961 Brasil tuvo una tasa promedio de crecimiento anual del 9%. La estructura económica del país cambio considerablemente, la industrias tradicionales [textiles, alimentos y materias primas] se desaceleraron y se desarrollaron industrias de alto valor agregado [automotriz, electrónica, química].

Getulio Vargas, presidente de Brasil, y Celso Furtado, policy-maker brasilero, emplearon una serie de políticas conocidas como industrialización por substitución de importaciones, ISI, que buscan elevar la tasa de crecimiento de alguna industria objetivo en particular. Los fundamentos teóricos de la ISI provienen de Raúl Prebisch y busca reducir la dependencia del extranjero, disminuyendo las importaciones y fortaleciendo la industria local.

Y son estas políticas las que el Presidente Correa y su gabinete de ministros plantean como eje para el crecimiento del Ecuador. Ya empezamos con las cerámicas y zapatos. Teóricamente la ISI tiene que funcionar y al cabo de una década el comercio interno habría aumentado en un 48% para satisfacerse. Sin embargo, la historia nos enseña lo contrario: todos los países latinoamericanos pobres que se acogieron a la ISI terminaron en peor o igual situación que la inicial.

Y es que existen diferencias fundamentales entre la ISI de Brasil y el intento de ISI de Ecuador: 1) Furtado no desecho la inversión extranjera, mientras que Correa ahuyenta a los capitales con sus acciones; el plan de Brasil fue diseñado aprovechando el capital del gobierno [infraestructura] el capital privado [bienes de consumo] y capital extranjero [industria especializada].

2) Furtado diversifico las industrias principales de Brasil, Correa se esfuerza por proteger industrias ineficientes, o impulsar algunas que no tiene futuro; el plan de Brasil impulso industrias que estaban naciendo, protegiéndolas y ayudándolas a crecer, nunca planteo construir una industria desde cero.

Y es que tenemos que detenernos y ver que el plan de ISI va a fallar si las políticas proteccionistas no son complementadas correctamente, y Brasil es actualmente un claro ejemplo que las políticas correctas aseguran un futuro prospero.

Porque el mundo no es dicromático, lo que hay es una gama de colores, gama de situaciones, gama de factores, gama de instituciones, gama de ideas que nosotros tenemos que considerar. Está bien que nuestro presidente proteja la industria nacional, pero no toda, porque la competencia es buena; Está bien que nuestro presidente sea patriota, pero no porque insulta a los que no están con él; Esta bien que fortalezcamos las industrias, pero las que cuenten con ventajas comparativas; tal cosa como blanco y negro no existe.

No comments: